Moray y las Salinas de Maras, otros tesoros de los Incas en Perú

Durante nuestra visita a Cuzco tuvimos la oportunidad de recorrer los diferentes sitios arqueológicos que hay en sus alrededores en lo que se conoce como el Valle Sagrado de los Incas, hubo dos sectores que llamaron especialmente mi atención por sus características, Moray y las Salinas de Maras. Para llegar a éstos lugares se pueden tomar un tour desde Cuzco o alquilar un auto o motocicleta, los dueños de los alquileres brindan toda la información junto con mapas de la zona e indicaciones precisas para encontrar éstos dos puntos ubicados al oeste de Cusco.

El punto clave es llegar a la población de nombre Maras desde donde se parte tanto para Moray como para las Salinas que llevan su nombre. Moray está a 7 kilómetros y es considerado el centro de investigación agrícola de los incas. La zona arqueológica está ubicada a 3774 metros sobre el nivel del mar y según las investigaciones el lugar fue construido para rendir tributo a la fabricación agrícola. Mientras nos dirigimos a Moray disfrutamos de la espectacular vista que ofrece los alrededores, montañas cubiertas de colores ocres al igual que sus suelos y de fondo el azul verdoso de sus montañas.

Finalmente llegamos a nuestro destino, al avanzar nos acercamos a lo que parece un hueco, llegamos al borde y contemplamos la vista, se aprecian varios andenes concéntricos que forman como una especie de embudo, un pequeño anillo se ve en el centro y alrededor de él se van formando los demás con un diámetro más grande que el anterior hasta llegar a la parte superior. La panorámica desde la altura es impresionante. Como los demás turistas bajamos para poder tener otra perspectiva, estando en la parte inferior nos damos cuenta que para subir a cada una de las terrazas hay unas piedras salientes ubicadas en un lado de la pared, nos sentamos allí y nuestra guía nos cuenta un poco más sobre Moray.

Moray fue construido de esta forma con un propósito particular; los incas lo diseñaron así para recrear los diferentes pisos térmicos andinos, esto con el objetivo de cultivar las plantas de acuerdo al nivel que tenía cada piso y así descubrir en cual de ellos se podía obtener un mayor nivel de producción además de adaptación a la tierra, es por esto que también se le considera  como un sitio de reproducción genético de diferentes semillas. Se cree también que fue el centro experimental de la papa y otros cultivos como la hoja de coca.

Después de visitar las ruinas de Moray nuestra siguiente parada es las Salinas de Maras, ubicadas a 6 kilómetros aproximadamente del pueblo. Las salinas fueron muy importantes en el pasado para los indigenas porque con la sal se hacían intercambios y se comercializaba otros productos. Nos aproximamos al lugar y a medida que vamos descendiendo descubrimos la magnífica vista, pequeños pozos forman una enorme cuadricula, es como una colcha blanca combinada con tonos cremas, naranjas y marrones que resalta en la ladera del cerro.  La producción de sal se debe a que existe un riachuelo de agua salada que pasa por las terrazas y nutre los pozos.

Las salineras de Maras como también se les conoce permanecen en el tiempo, desde la época de los incas se hace explotación, es una tradición que heredan las familias. El proceso inicia con la limpieza del pozo, éste se riega cada tres días, cada pozo mide aproximadamente cinco metros cuadrados, en ellos el agua se filtra y después con la acción de el sol se evapora y de esta manera se forman los cristales de sal, en un mes la sal alcanza los 10 cm de altura, en ese momento la cosecha está lista y se remueve la sal.

Cada pozo produce en promedio un total de 300 kilos por mes. En el lugar trabajan dos comunidades, la del Distrito de Maras y la de Pichingoto, en total son 400 socios y 3000 mil pozos, cada dueño tiene un promedio de 10 a 20 pozos o más. Los propietarios son todos habitantes de la zona, no se permite la venta de pozos a foráneos o extranjeros. Aunque se pensaría que estos pozos producen sal todo el año no es así, sólo se obtiene la sal cuando termina la temporada de lluvias, esto es desde el mes de julio hasta octubre o noviembre.

La sal que extraen los lugareños en Maras la entregan a la empresa que pertenece a la comunidad de nombre ‘Marasal’, ella se encarga de vender el producto y después repartir las ganancias. En las salinas se vende la sal normal y otros tipos de sal mezclada con especies como ajo, paprika o pimienta.

2 comentarios en “Moray y las Salinas de Maras, otros tesoros de los Incas en Perú

  1. Pingback: Machu Picchu, el legado de los Incas. | La Maleta de Narda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s