Haciendas de ensueño en Sur América

Durante estos meses de viaje hemos conocido diversidad de lugares que se destacan por su naturaleza, su historia, fauna y su aporte cultural a la humanidad, pero también hemos descubierto rincones especiales como las haciendas coloniales, antiguamente dedicadas a la producción agrícola y hoy adecuadas para el turismo. En Bolivia, Perú y Ecuador tuvimos la oportunidad de visitar algunos de estos espacios que son perfectos no sólo por estar ubicados fuera de la urbe sino porque son sitios en los que se descansa y se disfruta de la  tranquilidad y el contacto con naturaleza.

El atractivo de estas casonas además de su arquitectura colonial y mobiliario es que en ellas se puede apreciar un poco de su historia; en dos de ellas sus dueños en otro momento fueron notables figuras de la región. En el caso de la ´Hacienda La Florida´ en Perú, esta fue declarada como monumento histórico en 1973 y la ´Hacienda Cayara´ en Bolivia  cuenta con un emblemático museo.

El reconocido cuentista peruano Juan Ramón Riveiro, escribió un relato inspirado en la hacienda ¨La Florida¨, que es el verdadero nombre del lugar que describe Riveiro en su escrito “Silvio en el Rosedal” ubicada en la ciudad Tarma, en el centro del Perú. El autor era amigo de uno de los dueños que tuvo la Florida y visitó la hacienda en varias oportunidades. ¨Tras la casa estaba el rosedal, que daba el nombre a la hacienda. Era un lugar encantado, donde todas las rosas de la creación, desde un tiempo seguramente inmemorial, florecían en el curso del año. Había rosas rojas y blancas y amarillas y verdes y violeta, rosas salvajes y rosas civilizadas, rosas que parecían un astro, un molusco, una tiara, la boca de una coqueta. No se sabía quién las plantó, ni con qué criterio, ni por qué motivo, pero componían un laberinto polícromo en el cual la vista se extasiaba y se perdía. Contiguo al jardín se encontraba la huerta, pocas higueras y perales, en cambio, cinco hectáreas de durazneros¨.

Estos mágicos recintos encierran relatos que enmarcados en algunos casos en la fantasía dejan huella en las personas que los visitan, nacionales y extranjeros llegan atraídos por su encanto y particularidad. En ´La Florida´ vivió también el general Francisco de Paula Otero, militar de origen argentino esposo de la señora Petronila, hija de  la familia Aveleira, los propietarios de la hacienda a finales del siglo XVIII. Otero fue gobernador político militar de la intendencia de Tarma  además de ser reconocido por su participación en la gesta libertadora de Perú, labor que le mereció el título de general de División del Gobierno Libertador y primer prefecto de Arequipa.

En el Hotel Museo Cayara una de sus dueñas fue una reconocida condesa quien era considerada una de las damas más prestantes e importantes en Potosí, Bolivia. Pero no sólo ella ocupó esta casona como lo explica nuestro guía, en el lugar vivieron otras familias de la nobleza colonial e importantes figuras de la industria y la cultura en la época republicana.

Cada rincón de la hacienda es un espacio en el que los objetos permiten trasladarse en el tiempo, cuenta con excelentes enseres así como esculturas, pinturas y dos grandes bibliotecas que conservan libros de antaño. Sus jardines y su bella capilla son otros de los atractivos en Cayara. La hacienda es conocida también por su marca ´Productos Cayara´, dedicada a la elaboración de productos lácteos como helados y yogurt, éstos se comercializan en todo el área. El hotel está ubicado a 30 minutos de la ciudad de Potosí en Bolivia.

Es el turno ahora para la ´Hacienda el Porvenir´ en Ecuador, a diferencia de Cayara y La Florida el Porvenir no cuenta con una historia tan significativa, pero su ubicación a 3 600 msnm en las faldas del volcán Rumiñahui y cerca de la entrada al Parque Nacional Cotopaxi hacen de esta casona un lugar imposible de dejar de visitar. En ella el diseño es estilo rústico colonial combinado con materiales de la zona como paja y adobe.

En el Porvenir se disfruta tanto de sus bellas y cómodas instalaciones como del increíble paisaje. En los días que no están nublados se puede contemplar el gigantesco Cotopaxi que imponente se asoma detrás de ladera que acompaña la hacienda. Durante nuestra estadía pudimos disfrutar de un paseo a caballo y explorar los alrededores.

Cabalgamos en ascenso hacía la montaña y a medida que avanzábamos el clima del lugar nos daba la bienvenida, el frío de la cumbre nos cubría con una pequeña brizna, sin embargo, a pesar de las condiciones  la vista en el lugar apaciguaba el helado abrigo que trataba de ingresar a nuestros cuerpos.  Desde el Porvenir existe la posibilidad también de tomar un tour para conocer el gigante blanco, el volcán Cotopaxi que es la insignia de la zona; además cuentan con otras actividades como caminatas guiadas y recorridos en bicicleta.

Tanto ´La Florida´, ´Cayara´ y el ´Porvenir´ están rodeadas de extensiones de tierra llenos de diversos cultivos con variedad de productos característicos de cada área y en cada una de ellas las comidas que se ofrecen en el menú son elaboradas con los mismos detalle que hace de cada plato sea un banquete al paladar.

Un comentario en “Haciendas de ensueño en Sur América

  1. Pingback: Cuenca, la Nariz del Diablo y Cotopaxi en Ecuador.  | La Maleta de Narda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s