Huaraz y el Monumento Arqueológico de Chavin.

Una de las actividades que se pueden disfrutar en países de Sur América es hacer caminatas para descubrir zonas remotas y lugares de difícil acceso a los que solo se puede llegar después de recorridos de varios días e incluso semanas. Es por ello que muchos de los escaladores profesionales y aficionados escogen éstos planes. En Perú existen varias opciones de este estilo y nosotros pudimos vivir esta experiencia, aunque los trayectos no son fáciles el paisaje compensa lo fuerte que son las caminatas. Existe todo tipo de travesías a lo largo de grandes y escabrosas montañas, se puede disfrutar de rutas por cañones y laderas así como excursiones para los más expertos a la cima de los impresionantes nevados.

El Parque Nacional Huascarán ubicado cerca de la ciudad de Huaraz es famoso por su increíble paisaje que cubre parte de la cordillera Blanca de los Andes, en esta ruta sobresalen cumbres nevadas, impresionantes lagunas de color azul turquesa, ríos y villas andinas que resaltan junto con sus pobladores, agricultores y pastores que muy amablemente te dan la bienvenida. La zona tiene un promedio de elevación de 3,000 m.s.n.m y la temperatura oscila entre los 24°C (75ºF) y 7°C (44 ºF).

Para llegar al Parque Huascarán tomamos un bus desde Lima hacía Huaraz, la ciudad desde donde se planean las diferentes actividades que se ofrecen dentro de la reserva natural. La urbe está adecuada para el turismo y desde allí también se puede conocer el sitio arqueológico de Chavin, ubicado en el distrito Chavin de Huántar, esta es otra alternativa para los que además de disfrutar de la naturaleza también les interesa conocer un poco más de la historia de los diferentes grupos indigenas que habitaron en Perú y que como los chavin al igual que los incas dejaron sus vestigios en la zona que habitaron.

En este complejo arqueológico construido por la cultura chavin se pueden observar templos en piedra a los que se puede ingresar; en ellos se contemplan galerías internas a las que se llega a través de una serie de pasadizos estrechos y oscuros, es fascinante, la sorpresa mas grande es cuando se llega al pasillo donde está ubicada la escultura en piedra de nombre el “Lanzón de Chavín”, es un monolito de 4,53 metros de altura, tiene forma de cuchillo y en ella se puede apreciar el labrado de figuras de aves, serpientes y felinos.

En el lugar se puede ver además una plaza circular y otra cuadrangular, altares, canales, acueductos, bocatomas y reservorios. Nuestro guía nos contó que la zona era un antiguo centro político y religioso erigido en homenaje a los dioses de los chavin. Un aspecto curioso del monumento arqueológico es que en los muros circundantes en la parte superior se pueden advertir enormes cabezas hechas en piedra, las denominadas “cabezas clavas” que representaban seres míticos para esta cultura. En el Museo Nacional de Chavin ubicado en el mismo poblado se conservan alrededor de 100 cabezas clavas que adornaban las paredes de los templos inicialmente, éstas fueron removidas del lugar original debido a los continuos saqueos a los que se vio expuesto el centro arqueológico. El museo es impresionante y recomiendo visitarlo si se quiere conocer un poco más acerca de la cultura chavin.

Después de unos días de exploración en la ciudad de  Huaraz y sus alrededores llegó el momento de hacer nuestra caminata, escogimos el plan de Santa Cruz en la cordillera Blanca. Aunque el clima no era el mejor decidimos emprender nuestra aventura. Debo decir que en las laderas la caminata es fácil pero a medida que se va ascendiendo las condiciones físicas son más exigentes. Debido a la altura las cosas se complican, eso sin contar con la brizna helada que va cayendo  de las montañas. Durante el recorrido se aprecian pequeños caseríos, animales, ríos, lagunas cristalinas y variedad de cultivos.

En nuestro primer día la lluvia nos acompañó por varios tramos y debido a esto tuvimos que instalarnos en una zona más baja a la inicialmente programada. En el sector no hay ningún tipo de hotel o campamento especial para turistas, así que la única opción que existe es acampar. Desde el lugar en el que nuestros guías armaron el campamento se podía contemplar varias colinas cubiertas de nieve, el frío era inclemente y durante la cena tratamos de aprovechar el calor que se concentraba adentro de la tienda destinada para comer, nos acompañaban 12 turistas más de diferentes países y ellos al igual que nosotros sentían como empezaba a hacer mella el gélido clima.

Debo confesar que es terrible usar carpa cuando la temperatura desciende a cero grados centígrados durante la noche, es prácticamente como dormir a la intemperie, la realidad es que las carpas aíslan muy poco el frío. Esa noche dormidos abrigados con todo lo que teníamos que no era mucho, cuando se hacen caminatas por varios días se recomienda no llevar abundante equipaje, solo lo estrictamente necesario porque a medida que pasan los días el cansancio es mayor y el cuerpo se reciente si se lleva encima una maleta muy pesada.

Empezamos nuestro recorrido de ascenso, llegamos a un estrecho ubicado en medio de dos montañas, desde allí la vista es increíble, estábamos contentos porque a pesar de lo arduo del trayecto lo habíamos logrado. La temperatura seguía bajando pero como el esfuerzo era tan grande al escalar, el calor que produce el cuerpo compensa las condiciones externas. Sin embargo, nuestra alegría llegó hasta ahí, seguimos nuestra caminata con el propósito de llegar cerca del nevado pero el clima no fue nuestro aliado, la lluvia se volvió más intensa y no paró.

Llegamos a nuestro segundo destino para acampar con las ropas totalmente empapadas. Con lo poco que teníamos seco nos cubrimos y usamos parte de nuestra ropa mojada para terminar de abrigarnos, yo soy muy débil con el frío y me enfermo con facilidad y estaba muy preocupada porque mi ropa térmica estaba super empapada, mi esposo viendo esto cogió mi ropa y la metió dentro de su bolsa de dormir para tratar de secarla con su cuerpo para el día siguiente. Le dije que no lo hiciera porque era terrible el frío que sentíamos y se podía enfermar, no obstante fue imposible hacerlo desistir, el siempre me dice que él está acostumbrado al frío y es muy fuerte, que no me preocupe. Para mi fue una demostración más de su amor.

Lo peor eran los zapatos y obvio con esas condiciones nada se iba a secar durante la noche. En la cena todos los demás compañeros de ruta estaban congelados y empezó a sentirse en el ambiente que las condiciones climáticas ya eran demasiado malas y nos estaba afectando. Todos estábamos igual, mientras comíamos tiritábamos de frío. Viendo esto nuestro guía nos informó que si el clima no cambiaba era imposible continuar, era muy peligroso transitar el camino en esas condiciones y más si teníamos en cuenta que todo era en acenso.

Esa noche a pesar del cansancio que teníamos por caminar por más de ocho horas  seguidas no pudimos conciliar el sueño, el frío era demasiado. Nos levantamos a desayunar y lo peor fue tener que ponernos toda nuestra ropa mojada, afortunadamente mi ropa térmica aunque no totalmente seca estaba un poco mejor. Nos vestimos y pusimos bolsas de plástico sobre nuestras medias porque los zapatos seguían empapados. Continuar la ruta en esas condiciones era desagradable pero sabíamos que a medida que camináramos nuestros cuerpos irían secando todo. Lloviznaba y no podía ver nada, la neblina cubría todo.

A pesar de todo el paisaje era tan hermoso, miraba a mi alrededor y me asombraba como el verde del terreno y la vegetación junto con los riachuelos que nos íbamos encontrando contrastaban con el manto blanco de la niebla, era simplemente increíble, por momentos pensaba si esto es así de hermoso con un clima tan terrible no me alcanzó a imaginar  lo expendido que sería en condiciones normales. Desafortunadamente el mal tiempo continuó y nuestro guía nos preguntó de nuevo si queríamos seguir, aún así él consideraba que era mejor devolvernos, él conocía la zona y sabía que el clima no iba a mejorar. Aunque no queríamos renunciar teníamos que ser realistas, nuestra aventura por la bella cordillera Blanca había terminado.

3 comentarios en “Huaraz y el Monumento Arqueológico de Chavin.

  1. Gracias por permitirnos informarnos de estos hermosos lugares que se encuentran en PERU.Las fotos y los comentarios permiten enriquecer nuestros conocimientos y tener algunas nociones sobre estos parques .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s