Los legados de la cultura Chachapoyas en Perú.

Durante nuestro recorrido en Perú pudimos observar que es la nación que resalta por tener la mayor cantidad de yacimientos arqueológicos. No es sólo Machu Picchu con todo su esplendor y los alrededores de Cuzco en el Valle Sagrado,  al explorar otras partes de su territorio se puede descubrir que en cada uno de los departamentos existen vestigios de las diferentes culturas que habitaron cada región. Y este es el caso de los indios chachapoyas ubicados en la Amazonía peruana. Desde la ciudad que lleva su nombre se pueden conocer diversos destinos que por su aporte cultural cobran importancia dentro del patrimonio que tienen el país.

Los chachapoyas fueron una cultura preincaica que se desarrolló en el Amazonas peruano, éste grupo indígena dejó grandes monumentos de piedra como la fortaleza de Kuélap, una ciudad entera similar a Machu Picchu, además de otras edificaciones como sarcófagos mausoleos, lo más reconocidos los de Carajía y Revash insignias de los restos arqueológicos de los chachapoyas. Pero no son solo éstos, también existen otros  sitios de interés turístico que resplandecen por su belleza y aporte cultural como lo es la laguna de los Cóndores, el  Museo Leymenbama, la catarata de Gocta, entre otros.

Los chachapoyas fueron grandes guerreros y además se diferenciaron de los otros grupos indigenas por sus características físicas como lo detalló el cronista Cieza de León “Son los más blancos y agraciados de todos cuantos yo he visto en las Indias que he andado, y sus mujeres fueron tan hermosas que por serlo, y por su gentileza muchas de ellas merecieron ser de los incas. Andan vestidas ellas y sus maridos con ropas de lana y por las cabezas solían ponerse llautos, que son señal que traen para ser conocidas en todas partes”. Como nos lo narró nuestro guía, los chachapoyas eran indios de tez clara y sus mujeres resaltaban por su belleza y sus ojos claros combinados con la rudeza propia de su raza.

En la ciudad de Chachapoyas se encuentran varias agencias de turismo que ofrecen diversos paquetes que lo llevan a conocer los lugares insignia de la región. Nuestra primera visita fue a los restos funerarios de Carajía y Revash. Los chachapoyas al igual que las culturas pre incas e incas tenían un gran respeto por sus difuntos, ellos se destacaron por tener dos modalidades de entierros, los  sarcófagos de Carajía, tumbas unipersonales con forma humana y los mausoleos de Revash sepulcros colectivos. Tanto los sarcófagos como los mausoleos están ubicados en la parte alta de las montañas.

Lo especial de los sarcófagos de Carajía es la forma humana que le dieron los chachapoyas además de su gran tamaño, miden 2,50 m de alto. En total son seis sarcófagos ubicados uno al lado del otro en un despeñadero que lleva su mismo nombre; para acceder a ellos los investigadores tuvieron que escalar 22 metros de roca hasta llegar a la gruta donde están emplazados. Esta es la razón por la cual es imposible el acceso y está prohibido, pero también es la causa por la cual las esculturas se han conservado en excelentes condiciones a pesar del tiempo. Como nos lo narró nuestro guía los sarcófagos fueron descubiertos durante la expedición que llevo a  cabo Federico Kauffmann Doig en 1985, durante las exploraciones se identificó que al interior de los sarcófagos se encontraban las momias sentadas acompañadas de objetos de cerámica y diferentes ofrendas con las que los chachapoyas despedían a sus muertos.

Tras esta maravillosa visita nos dirigimos a los mausoleos de Revash ubicados cerca de la zona, éstos a diferencia de los de Carajía son sepulcros colectivos que ocupan varias cavernas , están ubicados también en la parte alta de otro imponente barranco a 2800 msnm, para llegar hasta allí tuvimos que caminar aproximadamente una hora en ascenso. En Revash si se puede acceder a los restos. A primera vista se ve como una serie de casitas en línea que resaltan en la piedra rocosa por su color naranja rojizo y los símbolos de sus paredes, se pueden apreciar tejados, ventanas e incluso niveles, según los exploradores estos mausoleos eran replicas de las casas donde vivieron los chachapoyas.

La tarde terminaba y con ella nuestra excursión a estos maravillosos tesoros arqueológicos, nos dirigimos de nuevo a la ciudad de Chachapoyas, era tiempo de descansar, nuestra cita al día siguiente era conocer uno de los mayores legados de esta cultura, la fortaleza Kuelap. Muy temprano nos encontramos con nuestro guía, nos dirigimos al valle del río Utcubamba, después de casi tres horas de trayecto y 15 minutos de caminata en ascenso llegamos al conjunto arqueológico ubicado en la parte alta de otra montaña. La vista desde allí es espectacular, alrededor de la imponente ciudadela se aprecia el monumental paisaje. Según los registros del Instituto de Arqueología Amazónica la ciudadela fue habitada y construida por los chachapoyas entre los años 1000 a 1400 d.C.

En Kuélap lo primero que se aprecia es la gran muralla que se construyó alrededor del complejo y que según nuestro guía fue edificada así para proteger la urbe de posibles ataques de otros grupos indígenas, los chachapoyas eran conocidos por ser una cultura guerrera y por ende la construcción de su ciudadela como una fortaleza. Es por ello que se aprecian altos muros de piedra  y elevadas plataformas. Según los registros hechos por los arqueólogos que llegaron a explorar el complejo Kuélap tiene una extensión de aproximadamente 450 hectáreas en las que se pueden ver dos plataformas gigantes ocupadas por los restos de las viviendas.

A medida que se recorre la ciudadela se descubre como se realizó la disposición del espacio acorde a la estructura jerárquica de sus pobladores. El sector más alto es más pequeño y allí se ven los rastros de las mejores viviendas, es por esto que se cree que fue la zona que ocupó la aristocracia de los Kuélap. Según las investigaciones  del  Instituto de Arqueología “Dentro de sus murallas, Kuélap alberga 505 viviendas, la mayoría de ellas de planta circular. Fuera de la ciudad se construyeron al menos 198 viviendas más, sumando en total más de 700 edificaciones”.

Otra particularidad dentro del fuerte construido por los chachapoyas es el especial cuidado que tuvo esta cultura al diseñar las tres entradas que hay en la metrópoli.   Al ingresar en ellas se contempla una larga rampa que tiene la particularidad de asimilar un embudo, esto porque  la puerta  por la que se accede es angosta y por ella solo puede pasar una persona, sin embargo, a medida que se camina el sendero se va expandiendo. Nuestro guía nos explicó que  las entradas fueron pensadas  así como parte de la estrategia militar de los chachapoyas, de esta manera se limitaba el ingreso de la gente en caso de recibir un ataque, era una medida de control y defensa.

Dentro de Kuelap también existen otras edificaciones de gran valor y símbolos de los chachapoyas como lo son, ‘El Torreón’, ‘El Tintero’. ‘El Tintero’, era considerado como un lugar erigido para los rituales, su estructura es como un cono y en su interior tiene una cámara con forma de botella, era el lugar sagrado de Chachapoyas y se especula que fue utilizado también como mausoleo. ‘El Torreón’ es una estructura erigida en la segunda plataforma que es la más alta, se considera que tenía una función defensiva porque desde allí se podía tener una vista completa de los alrededores.

Antes de visitar esta zona no me imaginaba el legado tan grande que dejaron los chachapoyas en toda el área. Hay otros sitios de gran interés también pero que desafortunadamente no pudimos conocer por las condiciones climáticas del momento, estos son la laguna de los Cóndores y la laguna de las Momias. Para llegar a estas maravillas naturales se deben contar además con mucho más tiempo, son proximadamente siete o ocho horas de viaje desde la ciudad de Chachapoyas.

En la laguna de los Cóndores se encontraron los restos de 200 momias que fueron recuperadas y trasladas al  Museo de Lymebamba, lugar dedicado a la cultura chachapoyas, el museo está ubicado en la población de Lymebamba a 30 minutos de la  a la ciudad de Chachapoyas; nosotros tuvimos la oportunidad de visitarlo y observar las momias que se conservan en excelentes condiciones. Definitivamente es otro destino que se debe conocer. Termino este post invitándolos a descubrir la que en mi concepto es otra de las grandes culturas  que tienen los peruanos después de los incas, los grandiosos chachapoyas.

2 comentarios en “Los legados de la cultura Chachapoyas en Perú.

  1. Gracias por su aporte cultural de los chachapoyas no tenia idea de esta cultura preincaica del Amazonas Peruano, sus lagunas,cataratas y belleza arqueologica de estos lugares.

    Me gusta

  2. Pingback: Chan Chan, Huaca del Sol y la Luna en Perú.  | La Maleta de Narda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s